CRISTIANA MORGANTI

24/03/2018 - 25/03/2018

Sala Negra

Sábado 19.00 h
Domingo 18.00h

AVISO IMPORTANTE: una vez comenzada la función no se permitirá la entrada de público a la sala.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

Precios hasta 15 días antes del estreno.

Localidades sin numerar.

Tarifa general 10€
Mayores de 65 y desempleados* 9€
Carné joven y menores de 30 años* 8€
Profesionales de las artes escénicas** 8 €

 

*Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

**Venta solo en taquilla. Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

TARIFA ABONO:

Abono 10 espectáculos 150 €
Abono 20 espectáculos 200 €

 

  • IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
  • Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

Internet

Taquillas (De 14.30 a 21h – Cea Bermúdez, 1).

Cajeros Ibercaja

 

CRISTIANA MORGANTI
24/03/2018 - 25/03/2018
Moving With Pina

IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

 

Información útil

  • Las entradas para personas en silla de ruedas solo se podrán adquirir en taquilla, puede reservar y consultar precios de las localidades llamando al 913089999 y solicitando hablar con taquilla.
  • Para la comodidad de todos los asistentes recordamos que, independientemente de la edad, será imprescindible adquirir una entrada para el acceso a las salas y la ocupación de las mismas.
  • Acceso a sala para compras por internet: Pueden traer las localidades impresas o si lo prefieren, también pueden descargar el archivo en su dispositivo móvil para mostrarlo al acceder al teatro.
información

Cristiana Morganti, que ha trabajado durante más de veinte años con el Tanztheater Wuppertal, nos invita a formar parte de esta conferencia bailada: un emocionante viaje al universo de Pina Bausch, visto desde la perspectiva de una bailarina.

¿Cómo se construye un solo? ¿Cuál es la conexión entre movimiento y emoción? ¿Cómo se relacionan el bailarín y la escenografía? Y por encima de todo: ¿de dónde surge esa relación mágica y misteriosa entre el artista y el espectador?

Cristiana Morganti nos habla de su experiencia personal y artística junto a la legendaria coreógrafa alemana y traza un retrato velado por la nostalgia de su universo creativo, su método de trabajo, la génesis de un gesto cuando está a punto de convertirse en danza...

Pina y yo

La muerte de Pina Bausch, en junio de 2009, fue sorprendente e inesperada. El luto tiñó de negro el mundo de la danza, el dolor fue profundo y la incertidumbre sobre el destino de su compañía, la flamante Tanztheater Wuppertal, creciente.

Así, sin mayor aviso, se había ido una coreógrafa fundamental del siglo XX, que dejaba el legado de la danza-teatro, una de las corrientes más influyentes de las artes escénicas de la pasada centuria. Desde luego, fue mucho lo que entonces se dijo y quizá demasiado lo que se comentó tras aquel trágico momento. La coreógrafa siempre fue reservada y en muy raras ocasiones desveló sus motivaciones y lo que ocurría a puerta cerrada en su estudio de Wuppertal, donde se gestaron la mayoría de sus creaciones. Esta protección a la privacidad de sus procesos dio rienda suelta a muchas leyendas sobre su carácter, su manera de trabajar y la relación que mantenía con sus intérpretes. Una vez muerta, y ya sin nadie que las rebatiera, muchas elucubraciones parecían convertirse en verdades. Sin embargo, sus bailarines, que eran los que realmente la conocían como artista y creadora, guardaron silencio. Entre ellos, la italiana Cristiana Morganti.

Miraba la bailarina con estupor cómo se difundían mentiras y medias verdades sobre Pina Bausch. Recordaba la cara de decepción en los periodistas que la entrevistaban cuando ella, desde su rol de intérprete y partícipe, negaba una y otra vez las preguntas más morbosas y frecuentes que ahora se daban por hechos. ¿Es difícil Pina Bausch? ¿Son sus procesos semejantes a una sesión de psicoanálisis? ¿Sois una comuna que vive aislada en aquel rincón de Alemania?... Dice que por impulso, decidió entonces montar la conferencia bailada Moving with Pina (2010), un solo informativo con el que rompía su silencio y, a manera de homenaje, intentaba aproximarse con honestidad y veracidad al universo complejo y fascinante de la coreógrafa alemana.

Morganti habla con propiedad desde la primera persona como partícipe genuina de esta relevante aventura. Pasó 22 años en la compañía alemana, 18 con Pina Bausch, aunque la fascinación se remonta a los años ochenta. En 1986 tenía 17 años y muchas dudas. Había estudiado ballet clásico en la Academia Nacional de Roma, era buena en lo suyo, pero sentía que no encajaba, que algo iba mal. Ajena a ella, Pina Bausch estaba iniciando en la misma Roma el que sería su largo ciclo de las ciudades, obras dedicadas a una urbe en particular en la que su compañía hacía inmersión total (en 1991 su creación Tanzabend II fue dedicada a Madrid). La exitosa Viktor fue su pieza romana y entre el público, la joven Cristiana Morganti cayó fulminada. La naturalidad de la representación, donde los bailarines eran ellos mismos, la teatralidad, los textos y aquellas situaciones cotidianas sin acartonamiento era lo que necesitaba y no encontraba en el ballet. Supo entonces que eso era lo que quería hacer. Pero no será hasta 1993 cuando entre en contacto con Pina Bausch. Tras una audición, quedó seleccionada para bailar en su clásico La consagración de la primavera (1975). Inició así su largo periplo en la Tanztheater Wuppertal.

De esos 18 años y sus vivencias va Moving with Pina. Enfundada en uno de esos largos vestidos rojos de fiesta que tanto gustaban a Bausch, Morganti va desentrañando con humor, poesía, gracia y mucha danza, la manera en que la maestra alemana abordaba sus procesos creativos. Escenifica completo el solo que bailó para ella en Agua (2001), echa mano de Kontakthof (1979) para explicar el valor del gesto cotidiano en sus obras y repasa la vida interior de coreografías relevantes en las que bailó, como La consagración de la primavera (1975), Keuschheitslegende (La leyenda de la castidad, 1979), Walzer (1982) y por supuesto Viktor (1986), que fue tan reveladora para ella.

En todos los bailarines de Pina Bausch subyace un coreógrafo. Ellos han sido cocreadores de muchas de sus obras. A día de hoy, cuando la compañía sigue manteniendo el repertorio pero inicia nuevos rumbos, muchos de aquellos bailarines se han marchado. Entre ellos Cristiana Morganti, que dejó la compañía en 2014. Aunque la experiencia los marcará a todos para siempre, van a la búsqueda de su propio camino. Después de Moving with Pina, que nació en 2010 de un impulso, Morganti ha iniciado su ruta en firme como creadora ya sin Bausch. Montó el exitoso Jessica and Me y más recientemente ha estrenado su nueva coreografía, A Fury Tale, obras en las que asegura va desprendiéndose de la larga sombra de la maestra y se aventura por vertientes que nunca hubiese explorado con Pina Bausch.

Omar Khan

Ficha artística

Italia

Espectáculo en italiano con subtítulos en español

Creado e interpretado por Cristiana Morganti

Coproducción: Il Funaro / Pistoia – Italia

Con el consentimiento y apoyo de Pina Bausch Fundation/Wuppertal

Con la colaboración del Festival Internacional Santiago a Mil

Vídeos