JÉRÔME BEL / COMPAÑÍA NACIONAL DE DANZA

04/04/2018 - 08/04/2018

Sala Roja

De miércoles a sábado 20.30 h
Domingo 19.30h

 

AVISO IMPORTANTE: una vez comenzada la función no se permitirá la entrada de público a la sala.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

 

Precios hasta 15 días antes del estreno.

 

Butaca de platea y de anfiteatro (fila 1 a 3)
Tarifa general 17€
Mayores de 65 y desempleados* 15€
Carné joven y menores de 30 años* 10€
Profesionales de las artes escénicas** 10€

 

Butaca de anfiteatro (fila 4 a 6)
Tarifa general 14€
Carné joven y menores de 30 años* 9€
Profesionales de las artes escénicas** 9€

 

*Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

**Venta solo en taquilla. Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

TARIFA ABONO:

Abono 10 espectáculos 150€
Abono 20 espectáculos 200€

 

  • IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
  • Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

Internet

Taquillas (De 14.30 a 21h – Cea Bermúdez, 1).

Cajeros Ibercaja

 

JÉRÔME BEL / COMPAÑÍA NACIONAL DE DANZA
04/04/2018 - 08/04/2018
The show must go on, de Jérôme Bel

Venta solo de abonos a partir del 17 de julio (preferencia en compra de entradas).
Venta de localidades individuales y ABONOS a partir del 24 de julio.

  • Venta anticipada hasta 15 días antes del estreno.
  • Abonos de 10 y 20 espectáculos

IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

 

Información útil

  • Las entradas para personas en silla de ruedas solo se podrán adquirir en taquilla, puede reservar y consultar precios de las localidades llamando al 913089999 y solicitando hablar con taquilla.
  • Para la comodidad de todos los asistentes recordamos que, independientemente de la edad, será imprescindible adquirir una entrada para el acceso a las salas y la ocupación de las mismas.
  • Acceso a sala para compras por internet: Pueden traer las localidades impresas o si lo prefieren, también pueden descargar el archivo en su dispositivo móvil para mostrarlo al acceder al teatro.
información

La Compañía Nacional de Danza, bajo la dirección de José Carlos Martínez, da un paso más en su repertorio y presenta en Madrid The show must go on. Creada en 2001, esta pieza es una de las obras más emblemáticas en la carrera de Jérôme Bel.

Un DJ pincha dieciocho canciones populares de diferentes épocas: temas de West Side Story, David Bowie, Tina Turner, Police, The Beatles o Edith Piaf… En el escenario, un grupo de veinte bailarines profesionales y personas ajenas al mundo de la danza, de edades y razas distintas, que en conjunto forman una coreografía de cuerpos desiguales, juegan y siguen las instrucciones de la letra de las canciones.

El espectáculo examina la relación entre el arte y la vida, entre lo más coloquial y lo más refinado, y desafía constantemente las expectativas del espectador.

Al final, pase lo que pase, ya lo sabemos: de una forma u otra el espectáculo debe continuar.

--

Jérôme Bel crea The show must go on en 2001, diez años después de que Freddie Mercury compusiera la canción homónima presagiando el final de su vida, afectada por la enfermedad del SIDA, y anunciando la necesidad de continuar el espectáculo.

Qué significa para Jérôme Bel que “el espectáculo debe continuar” es una pregunta que podemos hacernos para tratar de entender el gesto artístico tras esta pieza.

En 1994 Bel crea Nom donné par l’auteur dando inicio a una etapa conceptual y de producción de piezas difícilmente clasificables en términos disciplinares. Parte de la crítica del momento identificó su trabajo, y el de coreógrafos coetáneos como Xavier Le Roy, La Ribot o Juan Domínguez, como meta-danza –debido al grado de autorreflexividad de las piezas– o como no-danza –debido a la ausencia de cuerpos en movimiento–, a pesar de que las obras de estos artistas respondían al contexto específico de la danza como disciplina y al teatro como dispositivo.

En Nom donné par l’auteur dos personas “conversan” en directo a partir de combinaciones de objetos cotidianos que, actuando como signos, generan significados concatenados. Una suerte de coreografía del sentido, inspirada por la lectura de autores como Marcel Duchamp, Roland Barthes o Michel Foucault. Creada originalmente en el apartamento de Jérôme Bel, la pieza supuso un distanciamiento crítico respecto a un espacio excesivamente connotado para el coreógrafo como era el estudio de danza, donde los movimientos corporales parecía que venían dados.

Tras Nom donné par l’auteur crea las piezas Jérôme Bel (1995) y Le dernier spectacle (1998). Esta última se inspira en la idea de copia y en la figura del copista presente en la literatura occidental (Flaubert, Melville, Borges) pero también en el concepto de intertextualidad de Julia Kristeva, en los ensayos de Peggy Phelan en torno a la imposibilidad de reproducción de las artes en vivo o en el interés personal del coreógrafo por la reactivación de piezas de danza que han quedado fuera de circulación.

Dos años después crea The show must go on, como un modo de volver a la magia del espectáculo y recrearse en el misterioso proceso de la representación escénica. Si Le dernier spectacle aborda la cuestión de la copia y la repetición, The show must go on se enfrenta a la idea de continuidad, por la voluntad del autor de convertir esta pieza, claramente conceptual, en repertorio habitual de la historia de la danza del siglo veintiuno.

Como coreografía de repertorio The show must go on no se fundamenta en la ejecución de movimientos corporales específicos, sino en la interpretación de una serie de reglas, instrucciones o indicaciones que, en cada nueva ciudad, son entregadas a la compañía anfitriona, responsable de su reproducción. En Madrid es el caso de la Compañía Nacional de Danza y de su director, José Carlos Martínez.

Un DJ colocado frente al escenario y de espaldas al público pincha dieciocho canciones pop que forman parte de nuestra memoria personal y colectiva. En escena, veintiún intérpretes realizan acciones que se corresponden con el significado del título o la letra de cada canción. Una sigue a la otra durante la hora y media que dura el espectáculo, trazando una narrativa musical, lírica y épica, que podría reflejar el discurrir de un día entero, desde la mañana hasta la noche, o toda una vida.

El espectador tiene en sus manos todo el tiempo para mirar, para aburrirse, para dejar que su memoria viaje, para poner la atención en detalles escogidos. Todo el tiempo para reconocer su propio papel de público e interpretarlo, hacerlo suyo. Jérôme Bel quiere hacer una pieza que no sea más fuerte que su público. Para él, el teatro es un lugar para intercambiar miradas e intensidades, un lugar en el que circulan los signos para representar la vida, un juego de espejos en el que existe una reciprocidad entre lo que se da en la escena y lo que se da en la audiencia. Jérôme Bel pone en práctica una destilación de la coreografía a sus elementos más básicos y realiza una disección rigurosa de la práctica teatral pero siempre entrelazada con la vida real.

Con The show must go on da la impresión de que todo está allí, en el escenario. Y de que todo está aquí, en nuestra memoria, en la cultura popular compartida, en lo que nos hace ser espectadores de esta obra, y estar hoy, aquí y ahora.

Andrea Rodrigo e Isabel de Naverán

Ficha artística

Compañía Nacional de Danza

Dirección: José Carlos Martínez

Coreografía The show must go on: Jérôme Bel

  • Concepción y dirección: Jérôme Bel
  • Música: Tonight: The Rubettes (Wayne Bickerton y Tony Waddington), David Bowie, Nick Cave, Norman Gimbel y Charles Fox, J. Horner, W. Jennings, Mark Knopfler, John Lennon y Paul Mac Cartney, Louiguy, Galt Mac Dermott, George Michael, Erick “More” Morillo and M. Quashie, Edith Piaf, The Police y Hugh Padgham, Queen, Lionel Richie, A. Romero Monge y R. Ruiz, Paul Simon.
  • Dirección Técnica: Gilles Gentner
  • Asistentes/repetidores para la puesta en escena: Dina Ed Dik y Henrique Neves.
  • Producción : Theatre de la Ville (París), Gasthuis (Ámsterdam), Centre Choregraphique National Montpellier Languedoc-Roussillon (Montpellier), Arteleku Gipuzkoako Foru Aldundia (San Sebastian), R.B. (París).
  • Creación: París (Francia), el 4 de enero de 2001, en el Théâtre de la Ville (París).
  • Pieza en el repertorio de la Deutsches Schauspielhaus de Hamburgo (2000-2005) y en el repertorio del Ballet de la Ópera de Lyon (2007-2014).
  • Jérôme Bel recibió un Bessie Award por el espectáculo The show must go onen Nueva York en 2005.
  • R.B Jérôme Bel está subvencionado por la Direction régionale des affaires culturelles d’Ile-de-France, El Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia, el Instituto Francés, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia para sus giras internacionales y por ONDA – Office National de Diffusion Artistique – para sus giras en Francia.
  • R.B. Jérôme Bel : asesoría artística y dirección ejecutiva: Rebecca Lee
  • Director de producción: Sandro Grando
  • Elenco: 23 intérpretes locales, Mar Aguiló, Sara Fernández, Agnès López, Shani Peretz, Daan Vervoort, Andrea Aranda, Cristian Moreno, Anabel Poveda, David García, Charo González, Paola Panizza Mieza, Inés Morales, José Manuel Peinado, Jorge Merino, Enrique González, Ana Fernández, Eduardo Castro, Oscar Manhenzane, Víctor Fernández, Emilio Buale, Víctor Carballeira.

Compañía Nacional de Danza (INAEM)

Vídeos