PHILIPPE QUESNE

21/02/2018 - 22/02/2018

Sala Verde

Miércoles y jueves 20.00 h

 

AVISO IMPORTANTE: una vez comenzada la función no se permitirá la entrada de público a la sala.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

 

Butaca de platea y 1ª Balconada centro
Tarifa general 22€
Mayores de 65 y desempleados* 17€
Carné joven y menores de 30 años* 10€
Profesionales de las artes escénicas** 10€

 

1ª y 2ª Balconada palcos (visibilidad lateral) / 2ª Balconada centro (visibilidad limitada) 

Tarifa general 17€
Mayores de 65 y desempleados 15€
Carné joven y menores de 30 años* 9€
Profesionales de las artes escénicas** 9€

 

*Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

**Venta solo en taquilla. Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

TARIFA ABONO:

Abono 10 espectáculos 150€
Abono 20 espectáculos 200€

 

  • IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
  • Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

Internet

Taquillas (De 14.30 a 21h – Cea Bermúdez, 1).

Cajeros Ibercaja

 

PHILIPPE QUESNE
21/02/2018 - 22/02/2018
La Mélancolie des Dragons
información

Un territorio nevado, un coche lleno de heavys se ha quedado apresado en la nieve: negro, blanco. «Still Loving You» de los Scorpions se cruza con tonadas medievales: negro, blanco. Unas enormes bolsas de basura se hinchan y se deshinchan sobre la nieve: negro, blanco. La espera se puede convertir en acción, la melancolía puede contraerse hacia fuera de sí. Un espacio entre los sueños y la materia, donde todo se mezcla y se confunde.

Se diría que los heavys de esta obra se parecen a los enanitos del famoso cuento, pues se encuentran con su particular Blancanieves y abren para ella un parque temático minimalista…

Philippe Quesne diseñó escenarios durante diez años, de ahí que después, ya con la compañía Vivarium Studio, formada por pintores, actores, bailarines, músicos y animales, la parte plástica adquiera protagonismo.

 

«No se engañen: La melancolía de los dragones es una obra en la que nada sucede. Pero esa nada es maravillosa. Philippe Quesne sabe cómo encontrar lo maravilloso en las cosas pequeñas, lo extraordinario en la vida cotidiana». Alexis Soloski, The New York Times (11 de enero, 2017)

Philippe Quesne (Les Lilas, Francia, 1970), junto a su compañía Vivarium Studio, fundada en 2003, ha heredado la tradición elegante y humorística de la vanguardia. La mayor parte de sus obras cuestiona la relación que se establece con el espectador y el papel que este juega en el teatro; y tiene como protagonistas a personas que se encuentran en situaciones ridículas, pero de las que terminan saliendo de una manera imaginativa. Desde 2014, Quesne codirige el teatro Nanterre-

Amandiers.

ENTREVISTA-COLLAGE A PHILIPPE QUESNE*


-La melancolía de los dragones… ¿Te parece si empezamos hablando del título?

Cuando empiezo una nueva pieza, el título me sirve como un campo de búsqueda y experimentación. Estas dos palabras, «melancolía» y «dragón», me abrieron un campo de posibilidades. Dos términos que atraviesan la historia del arte, la literatura y la música. El creador melancólico se convirtió en Occidente en el cliché romántico por excelencia. Un estado de spleen en contra de la velocidad del mundo y de la dificultad de comprenderlo y asirlo. Comencé este proyecto con una pregunta de Starobinski en mente: «¿La actitud melancólica no podría asimismo entenderse como un distanciamiento de la conciencia frente a un desencantamiento del mundo?». Para mí la melancolía es el estado de inspiración necesario para crear. La pieza pone en escena a un grupo de hard rock aislado en un paisaje nevado: es a partir de su melancolía como deciden crear un parque de atracciones en medio de la naturaleza.

 

-¿Y los dragones…?

Ah, quería explorar la figura del monstruo: ¿dónde están los monstruos de hoy? ¿Cuál es su apariencia? ¿Siguen dando miedo? ¿Los necesitamos? El dragón es una criatura con múltiples representaciones. Está presente en la mayoría de mitos de creación del mundo y nos acompaña desde San Jorge a Godzilla.

 

-Entonces, si sumamos las dos palabras…

Podríamos decir que a veces el pensamiento melancólico puede engendrar monstruos. Esto es explícito en el cuadro de Goya El sueño de la razón produce monstruos, ¿no? También lo es en el grabado de Durero, Melancolía. Un cuerpo sueña, las proyecciones de su espíritu lo rodean: el animal, la religión, los objetos del conocimiento y de la creación... Todo esto ahí, en torno al cuerpo melancólico. Así concibo el dispositivo escénico: los personajes se desarrollan e intentan responder a las preguntas que se hacen. Pienso a menudo en Beckett, en The Lost Ones (El despoblador), en su fascinación entomológica por la vida que está bullendo y organizándose desde la nada; o también en La vida de las termitas, de Maeterlinck, un texto que me encanta.

 

-¿Cómo planteas la música en esta obra?

Siempre he construido mis piezas apoyándome en la música. La música genera una atmósfera, permite además crear una temporalidad diferente como en una película. La partitura sonora me proporciona los primeros puntos de referencia. No les doy a los actores indicaciones psicológicas, sino musicales. Los montajes se hacen por asociación musical. No hay un manuscrito antes de comenzar los ensayos, al contrario, existen piezas musicales, canciones. En el caso de La melancolía de los dragones, fragmentos de música medieval y de hard rock.

 

-¿Y el texto?

Empecé siendo escenógrafo y decorador de espectáculos más tradicionales que partían de un texto. Ahora lo que busco es crear obras donde todos los ingredientes de la escena tengan un sitio: la música o la luz, los materiales, los propios actores… Los diálogos no siempre hacen avanzar la acción, no siempre son las palabras las que crean la tensión dramática. Imagino un teatro en el que la presencia, el ritmo, el movimiento, el lugar que ocupan en escena los actores, sean importantes por igual. Es como una coreografía. No partimos siempre de un manuscrito, sino de pinturas vivas, de pequeños mundos que el espectador ha de pararse a observar. La fascinación que encuentro en el teatro reside en esto mismo: observar libremente un mundo que no cesa de evolucionar.

 

-Te hemos oído reivindicar lo amateur frente a lo profesional…

Los amateurs consagran su tiempo a un proyecto sin tener necesidad de convertirlo en medio de vida. Es solo pasión. He conocido a personas con una doble vida increíble. Felizmente, el ser humano no se limita en todo momento a una faceta o a una profesión. Esto además tiene para mí un aspecto político: los jardines interiores se escapan del sistema y es una luz de esperanza en una sociedad regida principalmente por el lucro y la rentabilidad.

 

-¿Por qué decidiste dedicar tu vida a hacer teatro?

Mi madre era profesora de filosofía y mi padre era escenógrafo, así que pasé mucho tiempo viendo ensayos. Iba a un colegio en Val-de-Marne, uno de esos raros colegios donde se permite a los niños la posibilidad de elegir. Yo coleccionaba insectos y, por encima de todos, admiraba a los insectos palo, que sobreviven gracias a su capacidad de fundirse en el paisaje donde se encuentran. ¿Es esta una metáfora de la vida de un artista? Cuando estos insectos se sienten en peligro, inmediatamente

se quedan quietos y se vuelven imperceptibles. En el teatro quisiera hacer algo parecido. Me interesa ralentizar la velocidad del mundo, fundirme en el decorado, parar el tumulto, y vivir y hacer vivir un viaje inmóvil.

Traducción y composición: Ángela Segovia y Carlos Rod

*Fuentes: Standard Magazine, Liberation, theatre-contemporain.net, Les Trois Coups.com

Ficha artística

Francia

Espectáculo en francés con subtítulos en español

Idea, dirección y escenografía: Philippe Quesne / Con: Isabelle Angotti, Rodolphe Auté, Joachim Fosset, Snæbjörn Brynjarsson, Sébastien Jacobs, Victor Lenoble, Émilien Tessier y Gaëtan Vourc’h

Producción original: Vivarium Studio / Coproducción Wiener Festwochen — Vienne, HAU Hebbel am Ufer — Berlin, La Rose des vents — scène nationale de Lille Métropole à Villeneuve-d’Ascq, Nouveau théâtre — Centre dramatique national de Besançon, Ménagerie de Verre — Paris, Le Forum — scène conventionnée de Blanc-Mesnil, Le Carré des Jalles, Festival Perspectives — Sarrebruck

Producción de gira Nanterre-Amandiers — Centro dramático nacional / Con el apoyo de la

región de Isla de Francia, el Parque de la Villette y el Centro Nacional de Teatro

Con el apoyo del Instituto Francés Madrid / Con la colaboración del Teatro Municipal do Porto

Vídeos