RODRIGO GARCÍA

29/05/2018 - 02/06/2018. 

Sala Verde.

Duración: 1h 30min

De martes a sábado 20.00 h

AVISO IMPORTANTE: una vez comenzada la función no se permitirá la entrada de público a la sala.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

Butaca de platea y 1ª Balconada centro
Tarifa general 22€
Mayores de 65 y desempleados* 17€
Carné joven y menores de 30 años* 10€
Profesionales de las artes escénicas** 10€

 

1ª y 2ª Balconada palcos (visibilidad lateral) / 2ª Balconada centro (visibilidad limitada) 
Tarifa general 17€
Mayores de 65 y desempleados* 15€
Carné joven y menores de 30 años* 9€
Profesionales de las artes escénicas** 9€

 

*Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

**Venta solo en taquilla. Cupos limitados. Imprescindible presentar la acreditación correspondiente en taquillas y al acceder a la sala. Solo una entrada por carné.

 

TARIFA ABONO:

Abono 10 espectáculos 150€
Abono 20 espectáculos 200€

 

  • IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
  • Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

Internet

Taquillas (De 14.30 a 21h – Cea Bermúdez, 1).

Cajeros Ibercaja

 

RODRIGO GARCÍA
29/05/2018 - 02/06/2018
Evel Knievel contra Macbeth na terra do finado Humberto

IVA y gastos de distribución/ticketing incluidos en el precio.
Las compras con tarjetas del Grupo Ibercaja están exentas de gastos de distribución/ticketing.

El precio de las entradas es el mismo tanto en taquilla como en la web de Teatros del Canal.

Información útil

  • Las entradas para personas en silla de ruedas solo se podrán adquirir en taquilla, puede reservar y consultar precios de las localidades llamando al 913089999 y solicitando hablar con taquilla.
  • Para la comodidad de todos los asistentes recordamos que, independientemente de la edad, será imprescindible adquirir una entrada para el acceso a las salas y la ocupación de las mismas.
  • Acceso a sala para compras por internet: Pueden traer las localidades impresas o si lo prefieren, también pueden descargar el archivo en su dispositivo móvil para mostrarlo al acceder al teatro.
información

La epopeya transcurre entre dos puestos de acarajés, el de Dinha y el de Cira, en Salvador de Bahía. Orson Welles, disfrazado de Macbeth, se ha hecho con el control de la región y ha reinstaurado la esclavitud.

Ultramán, superhéroe de 40 metros de altura, y Naronga —enemigos desde los sesenta y ahora por primera vez luchando juntos—, se unen al popular motociclista Evel Knievel y a los Titanes del Ring para liberar al pueblo bahiano de la tiranía de Macbeth-Welles.

Trifulca, rayos, navajazos, patadas voladoras, verso blanco pentámetro yámbico es el cuadro desolador que se encuentran los filósofos Lisias y Demóstenes al llegar a Salvador de viaje de fin de estudios venidos desde Atenas en BlaBlaCar.

¿Qué va pasar con todo esto? Rodrigo García lo tiene claro: «Yo no lo sé. Son cosas que en la

obra se aclararán, y si no, que devuelvan el dinero de la entrada, ¡conchudos!».

 

PROGRAMA DE MANO

Este proyecto, originalmente Evel Knievel contra Macbeth, “despegó” la noche que se me antojó situarlo en la tierra del finado Humberto, haciendo referencia a Brasil, concretamente a la región de Bahía. Hasta ese momento, no tenía pistas sólidas ni para empezar a escribir ni para acometer los ensayos.

Ahora sería Evel Knievel contra Macbeth en la tierra del finado Humberto, y el añadido me propiciaba un marco, algo así como una zona o campo de tiro acotado.

Para no escribir en el aire -como tantas veces me complace hacerlo-, en este caso busqué la tierra firme (y el mar): la cultura afro-brasileña. Y la compañía de Glauber Rocha.

No es común que el pensamiento y la pulsión de un artista, lo que vulgarmente se dice sus sueños y más vulgarmente aún se llama su filosofía o manera de entender el mundo, se materialicen, se concreten, con fidelidad en su obra. Lo normal es que no todas nuestras ambiciones teóricas lleguen a la meta. El caso de Glauber Rocha es aparte, pocas obras he visto donde aparecen con exactitud el espíritu, la fortaleza y los deseos más primarios del artista que en los filmes del realizador bahiano.

Grotescas interpretaciones, sonido directo aberrante, descuidados encuadres, horrible vestuario, repeticiones de tomas sin fin donde se escucha al director dar indicaciones fuera de sí, rostros verdaderos en su belleza y en su fealdad, ausencia de decorados, luz, la que hay, ni el menor rastro de un raccord, sin noticias de una trama fácilmente comprensible, aunque para Glauber existiera, un esperpéntico empleo de la música… hacen en su conjunto esa verdad épica, arrolladora, que es su cine.

Tuve presente, durante todo el proceso de creación de esta obra, su filme La edad de la Tierra (1980). Su estreno europeo fue objeto de burla y desprecio y, al poco, Glauber Rocha murió sin comprender por qué ya no lo querían; fue incapaz de darse cuenta de que con su última película había sobrepasado los límites de los circuitos culto-pijos, de Cannes, de París, etc. Lejos de ser uno que va por delante de su época, Glauber Rocha andaba por otra parte, viajando en lo desconocido, buscando y trayéndonos de allí algunas herramientas para entender nuestro tiempo. Algo imperdonable.

Rodrigo García, mayo de 2018, aldea de Ligüeria

Ficha artística

Con: Núria Lloansi, Inge Van Bruystegem y un niño

Texto, espacio escénico, dirección: Rodrigo García

Producción: Humain trop humain — CDN de Montpellier

Coproducción: Bonlieu Scène nationale (Annecy), Teatro Nacional Cervantes de Buenos Aires

y Teatros del Canal

Producción delegada (a partir del 1 de enero 2018): La Carnicería Teatro